Esta vez a don Carlos Valle le permitieron estar tres horas con su hija Elsa Valle en la visita que le hiciera el pasado martes en la cárcel “Establecimiento Penitenciario Integral de Mujeres”, ubicada entre Tipitapa y Masaya y su primera sorpresa fue ver que la joven era cargada por una compañera de celda, debido a una lesión en el tobillo izquierdo. 

Elsa Valle se encuentra en una celda que les hicieron “especial”  de 10 camas para las detenidas políticas junto a Irlanda Jérez y otras sumando 11 que son torturadas psicológicamente al no permitirles visitas cada 15 días, como establece el reglamento, sino cada 21 días, no les permiten llamadas telefónicas, no pueden enviar cartas y cuando llega la medianoche son levantadas con el argumento que las van a requisar, según detallara don Carlos Valle. 

Noticia anterior sobre este caso

Cuando este padre miró que su hija no podía caminar, le preguntó si la estaban atendiendo y ella le respondió que solo una vez la llevaron a la clínica del sistema carcelario, pero aunque el juez del caso ha orientado dos veces que la lleven a Medicina Legal, las autoridades del lugar no han hecho caso al mandato judicial. 

 [parallax-scroll id=”2442″]

En la visita al padre y a su hija les advertían que cero papeles, pero don Carlos Valle pudo sacar anotaciones de su hija con denuncias y peticiones de parte de ella y otras detenidas, como es el caso de Tania Muñoz que tiene problemas de gastritis y no ha recibido atención médica. 

Lo que pudo escribir Elsa Valle desde la cárcel.

“Le llevé una muleta, no la aceptaron, le llevé vendas y antiinflamatorios y se los perdieron, le dan solo una hora de patio los martes y a ella y todas sus compañeras de celda les han restringido para solo los martes el recibo de paquetería”, denuncia don Carlos Valle. 

De lo que su hija le contó, don Carlos señala a una funcionaria del penal de nombre Andrea que al escuchar los gritos de su hija por el dolor en su pie, le respondió que no estuviera jo…, que la dejara en paz porque mucho jodía esa hija de p… 

CELEBRARON TRES CUMPLEAÑOS

Elsa Valle cumplió 19 años el 16 de agosto y en la visita tanto él como los familiares de Irlanda Jérez y otra detenida les cantaron las mañanitas y partieron un pastel, mientras ellas decían que las otras presas les informaban cada vez que había una marcha, un plantón o una noticia relacionada con la situación del país. 

“No paren de marchar, sigan haciendo plantones, eso nos llena de esperanzas. El día que el pueblo no salga, nos vamos a sentir abandonadas”, escuchó decir don Carlos Valle de labios de su hija y de Irlanda Jérez durante la visita del martes. 

Don Carlos Valle relata que su hija le dijo que ellas cantan el himno nacional a cada rato y como respuesta a las requisas de medianoche cantan Nicaragua, Nicaragüita a todo pulmón. “Lo hacemos para que se arrechen”, le dice todavía la joven a su padre. 

La próxima visita será dentro de 21 días y don Carlos Valle espera que antes de ese lapso de tiempo, se lleve a efecto lo que han solicitado organismos internacionales como lo es la liberación de los presos políticos, entre los que se cuenta su hija. 

Escuchemos a don Carlos Valle la experiencia que vivió al despedirse de su hija, Elsa Valle y de Irlanda Jérez: 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte