Se imaginan a esta joven portando una escopeta y atacando una estación de Policía junto a otros armados con fusiles AKA después de llegar a El Jicaral, departamento de León, en tres camionetas Hilux. Si esto pareciera una acción ejecutada por paramilitares por el tipo de armas y vehículos, eso no lo miran quienes procesan a Marily Roque Ordoñez. 

Esta es la base que tomó la Policía, el Ministerio Público y el poder judicial para enjuiciar a la joven madre matagalpina de 26 años de edad por el delito de portación o tenencia ilegal de armas de fuego o municiones.

Lo curioso de esta acusación es que a Marily la ubican en el tranque de Las Maderas robándose junto a otras personas, una camioneta del Ministerio Público con placas del camión que fue quemado por Róger Mairena, trabajador de la Alcaldía de Sébaco, tal como quedó evidenciado en un video que se hizo viral.

Róger Mairena, trabajador de la Alcaldía de Sébaco cuando quemaba un camión de esa municipalidad . Nunca fue investigado ni detenido.

Marily está detenida desde el 26 de junio cuando fue secuestrada por paramilitares cerca de Ciudad Darío junto a otras cinco personas que iban desde la ciudad de Matagalpa rumbo a Managua. 

Marily Roque cuando fue detenida por paramilitares cerca de Ciudad Darío.

Esta joven es ingeniera agrónoma, fotógrafa y pintora y por haber participado en las protestas contra el gobierno se le levantaron dos acusaciones. La segunda por el delito de terrorismo y una cadena de delitos todavía no llega a los juzgados.

Las “víctimas” que señalan a Marily Roque son un conductor del Ministerio Público y tres policías.

Gloria Ordoñez, tía de Marily la visitó el 19 de octubre pasado en la cárcel de mujeres de Tipitapa, donde la joven le hizo entrega de dos hojas de papel en las que desde la prisión envió un mensaje al pueblo de Nicaragua.

CARTA AL PUEBLO DE NICARAGUA
“Nicaragua sigamos luchando tenazmente contra la represión sangrienta que estamos viviendo desde las primeras manifestaciones realizadas en el país, el gobierno genocida implantó el terror.

No permanezcamos pasivos ante la situación por la que está pasando el país, la represión ha llegado al punto en que no están haciendo diferenciación alguna, los nicaragüenses estamos viviendo en sometimiento. Se hace un llamado al pueblo y los movimientos cívicos a realizar acciones unidos y activos contra el fascismo.

Es de extrema necesidad liquidar las divisiones, por la defensa de los intereses del pueblo, por la libertad y la justicia del país. La tarea primordial es contribuir por todas las vías, la lucha y la unidad nacional.

Los prisioneros políticos seguimos en resistencia, desde las celdas seguimos firmes a nuestras convicciones e ideales”

¡¡¡Alcanzaremos la libertad y la justicia de Nicaragua!!!

¡¡En las calles y celdas seguimos en resistencia!!

Prisionera política”.

Gloria Ordoñez señala que Marily no se doblega aunque tenga problemas de salud, como gastritis crónica y claustrofobia. “En la cárcel pasó dos días vomitando y ante la falta de atención médica fue atendida por Amaya Coppens y Adilia Cerrato”. La primera detenida en León y la segunda cuando se dirigía a Costa Rica en compañía de su marido, Cristhian Fajardo, ambos originarios de Masaya.

Amaya Coppens, estudiante de medicina (izquierda) y Adilia Cerrato, abogada (derecha) se han convertido en los ángeles que cuidan en la cárcel a Marily Roque (centro).

Marily Roque se encuentra en la cárcel de mujeres de Tipitapa junto a otras presas políticas en una celda de máxima seguridad con una cinta color rojo y si una reo común quiere hablar con ellas, es sancionada.

A la joven matagalpina, junto a los otros detenidos, le habían programado juicio para el 18 de octubre, pero como la Fiscalía no llevó a sus testigos, fue pospuesto para el 29 de octubre. 

El final de la carta firmada con un puño muy particular por Marily Roque. 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte