Desde el exilio, la periodista Jennifer Ortiz, directora del portal informativo “Nicaragua Investiga” le manda un mensaje a las presas políticas que hoy, Día Internacional de las Mujeres, están en huelga de hambre demandando libertad y cuestionando el diálogo que realiza la Alianza Cívica con el gobierno, estando ellas detenidas y sin que la represión haya cesado.  

Señala la comunicadora que desde el 18 de abril del 2018, Nicaragua cambió y las mujeres que hoy están tras las rejas han sido parte de ese cambio en el cual hay una sociedad más dispuesta a cuestionar el poder para llevarnos a un nuevo país.

“Fuerza, ánimos, que esta experiencia amarga las construya en lugar de destruirlas. Que de esa prisión, pronto salgan mujeres nuevas, que no las destruya como pasó con Ortega a quien la cárcel lo convirtió en una persona contraria a los principios que decía defender. El dolor debe construirnos, mejorarnos, elevarnos en nuestra condición humana, nunca lo contrario”, expresa.

Jennifer Ortiz indica que junto a un equipo de cinco personas desde el exilio hacen periodismo crítico por muchos que guardan prisión, “por lo que siempre quedan en el olvido en las negociaciones y pactos, por los que nunca son exaltados en los libros de historia”.

CÓMO SOBREVIVE

Jennifer Tatiana Ortiz Castillo es originaria de Managua y debido a amenazas y asedio en su contra tuvo que emigrar hacia Costa Rica junto a su esposo Erick Muñoz y sus tres hijos, dos niñas y un varón.

Jennifer Ortiz con su esposo, Erick Muñoz

“Dos cosas han sido difíciles, la parte económica y la parte cultural. Aquí en Costa Rica el costo de vida es tres veces más elevado de lo que era en Nicaragua, de tal forma que sostener a la familia es muy complejo. Nos hemos enfrentado también a perder poco a poco nuestros ingresos, ya que clientes que teníamos en Nicaragua, pymes y emprendedores sobre todo, lo primero que han hecho es eliminar sus gastos de publicidad, nosotros hacíamos producciones principalmente dirigidas a este mercado. Hemos tenido que modificar nuestro medio de trabajo, usando plataformas de internet que pagan por escribir artículos, subir fotografías o videos y también monetizando nuestras redes sociales”, señala Ortiz.

Pero esta familia nicaragüense no solo enfrenta dificultades económicas en el país vecino, sino a lo complejo de adaptarse a una cultura diferente en la cual hay un rechazo hacia los nicaragüenses. “Pienso que hay un prototipo creado sobre el nicaragüense, un cúmulo de prejuicios que a cualquiera incomodan y hacen sentir mal. En nuestro caso no hemos tratado de adaptarnos, es decir de encontrar trabajo para poder establecernos aquí, e integrarnos al entretejido social costarricense, nosotros estamos enfocados en Nicaragua, en la plataforma, en informar lo que sucede”, indica.

En la plataforma “Nicaragua Investiga”, a Jennifer y a su equipo de trabajo les ha sido difícil retirar fondos de YouTube por ejemplo, por una serie de requisitos que les exigen en el esfuerzo de monetizar sus redes.

Las amenazas y el asedio la hicieron irse de Nicaragua.

Si algo no pierde esta periodista nicaragüense es la esperanza, “sin embargo no creo que la solución vaya a ser la más justa para el pueblo. La Alianza Cívica está demostrando tener intereses contrarios a los que tiene la mayoría de ciudadanos. Están siendo demasiado permisivos y los temas prioritarios se están dejando para el final cuando deberían ser los primeros en la lista”, puntualiza.

Para Jennifer, los temas que se deben priorizar en la negociación es la justicia para las víctimas, la restitución de derechos fundamentales como el de movilización y manifestación, la necesidad de liberar a las personas que hoy son presas políticas, crear verdaderas comisiones de investigación que determinen claramente qué pasó aquí y cómo se puede evitar repetir esto en el futuro. Es decir, hay temas más de fondo que elegir la impresora y la forma de la mesa en la que te vas a asentar, que es lo que en una semana de encerronas logró dar a conocer la Alianza”.

UN NUEVO PERIODISMO  

Jennifer Ortiz, quien antes de dirigir “Nicaragua Investiga” laboró en el canal 8 (cuando era propiedad de Carlos Briceño), en VosTV y en el diario La Prensa, considera que la situación que vive Nicaragua a partir de abril del año pasado, servirá para dar paso a un nuevo periodismo.

Dice que en el momento que el contexto lo permita, hay que hablar de ese nuevo periodismo, ya lejos de apasionamientos y escuchando lo que todos tengan para decir. “En las universidades será necesario un enorme trabajo para fortalecer el compromiso ético de los periodistas en formación, creo que ahí se falló demasiado. Es donde tenemos que poner el ojo. Bueno, y hay cosas para los que la universidad no te prepara y es donde los periodistas que vivimos esta experiencia podemos y debemos aportar a los periodistas nacientes”, añade.

En este momento —agrega— no es sencillo decir quién hace mejor periodismo por la extremada represión, persecución y criminalización hacia el periodismo y del periodista y ya es un enorme logro, seguir existiendo, seguir cuestionando y seguir mostrando a todos los actores posibles.

¿CÓMO INFORMAN?

Jennifer Ortiz indica que Nicaragua Investiga es un equipo de cinco personas que ejercen el periodismo, como muchos, con muy limitados recursos y aprovechando al máximo las herramientas digitales.

«Nosotros somos una plataforma nativa digital y en ese espacio hemos encontrado lo necesario para informar. Hacemos mucho periodismo a distancia aprovechando plataformas de comunicación como WhatsApp y signal, o recursos que quizá antes no tenían los periodistas como los departamentos de comunicación de las organizaciones, o las redes sociales donde ahora casi todos suelen compartir información y opiniones, y bueno también hay gente allá arriesgándose, haciendo periodismo clandestino como en la época Somocista, se tuvo que volver al pasado, tristemente», expresa.

 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte