Desde hace algunos días, las calles de Tel Aviv anuncian la llegada de Eva Stories. En el afiche de colores brillantes se ven los alambres de púas de los campos de concentración nazis y una mano levantada con un smartphone.

Se trata de una cuenta de Instagram que relata, a partir del 1 de mayo, la historia real de Eva Heyman, una adolescente judía rumana que a sus 13 años escribía todo lo que ocurría en esos días oscuros. ¿Cómo hubiera sido si una joven judía tenía Instagram durante el Holocausto?

El único vídeo que hay subido hasta el momento en @eva.stories es como una especie de tráiler o compilado de lo que veremos. En un inglés con acento y todo ambientado en la época de la Segunda Guerra Mundial, nos cuenta en el lenguaje típico de la red social (es decir, con boomerang, con gifs encima de la foto) que quiere ser periodista, que vive con sus abuelos y que a través de esta plataforma conoceremos su vida: sus amigas, sus reflexiones, sus romances.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Eva.Stories Official Trailer

Una publicación compartida de Eva (@eva.stories) el

Todo se oye divertido y fresco como puede hablar una adolescente. Hasta que el vídeo cambia el tono y se ve, en un formato como grabado de manera oculta, un señor que camina y dice «judíos sucios» y escupe el piso. En otro fragmento, ella mira a cámara y nos dice con lágrimas en las mejillas que documentará todo lo que les está pasando.

Eva Heyman nació en 1931 en Oradea, una ciudad ubicada en la frontera de Hungría y Rumania, y fue deportada de Westerbork a Terezín el 20 de enero de 1944. Unos meses más tarde, el tren número 1204 la llevó a Auschwitz, donde murió.

Eva Heyman cuando fue detenida por los nazis.

Eva fue escribiendo su diario íntimo mientras vivía en Rumania y luego cuando fue deportada en 1944 a un gueto en República Checa. «No quiero morir porque casi no he vivido», escribió la adolescente en su diario mientras estaba en el gueto de Oradea.

A partir de ese material se armaron los videos y fotos. El rodaje se hizo en Kiev, Ucrania, durante tres semanas y promete escenas cinematográficas como la entrada de 42 tanques militares a la ciudad.

Entre los comentarios que se suscitan debajo del video, se ven algunos de apoyo y de ganas de seguir conociendo a Eva y otros que creen que Instagram no es la plataforma para hablar de la Shoa. El lenguaje de las redes sociales es el actual y por el que los contenidos circulan e impactan.

Eva tenía la edad de muchos chicos que hoy cuentan su vida por Instagram. Esta es una manera de acercar su historia y de conmemorar a los 6 millones de judíos asesinados durante el Holocausto, como dice en la biografía de @eva.stories. Lo importante, es seguir recordando. Porque, como decía Elie Wiesel, sobreviviente de la Shoa fallecido en 2016, «Si olvidamos, somos cómplices y somos culpables».

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte