¿Se acuerdan hace cinco años que varios perros fueron asesinados en el sector de Carretera Sur, Managua, atravesados por flechas? Un caso que quedó en la impunidad, porque los involucrados eran parientes de allegados al gobierno, entre ellos Cristian Estrada, hijo del ahora exprocurador, Hernán Estrada, el mismo que se fue para Estados Unidos, renunciando a su cargo por “problemas de salud”.

El hecho fue conocido a nivel nacional e internacional como el caso de “los mataperros”, mismo que comenzó en marzo del 2014 y las investigaciones dejaron de hacerse en mayo de ese mismo año con un manual, en el cual la Policía dio a conocer orientaciones para importar ballestas, arpones y otros artículos relacionados.

UN SOBRINO Y UN HIJO DEL PROCURADOR

Las investigaciones señalaban que al entrevistar a un adolescente, ahijado de un juez y sobrino de Hernán Estrada, éste señaló que junto a varios amigos, entre ellos Cristian Estrada tenían en su poder varias ballestas Como parte de la entrevista realizada al hijastro del juez, se desprendieron varias pistas que la Policía no siguió investigando.

El caso agitó las redes sociales.

“Con mis amigos he intercambiado arcos y flechas, con el primo de mi papá de nombre Cristian Estrada, de aproximadamente veinticinco años, quien habita en la colonia Becklyn en carretera sur, con él cambié mi ballesta pequeña por un arco azul” relató el adolescente ante la agente, Javiera Valle.

En otros informes de la investigación que fueron filtrados a los medios de comunicación independientes, el capitán Álvaro Chavarría, Segundo Jefe del departamento de drogas le informó al Segundo Jefe de Auxilio Judicial, de la “ubicación y verificación del domicilio del señor Cristian Estrada Román en la colonia Becklyn, kilómetro 13 carretera sur, quien le regaló arco color azul al adolescente (…) conociéndose que habita en la colonia Becklyn casa 34A, así mismo, se verificó que es hijo del doctor Hernán Estrada Santamaría, Procurador General de la República”.

Estrada se había comprometido ante el veterinario Enrique Rimbaud, presidente de la fundación AMARTE, a que el caso de “los mataperros” se iba a investigar a profundidad y que caería detenido “quien resultara implicado”, pero el asunto es que en las investigaciones aparecían un hijo y un sobrino del procurador y nada de eso se cumplió.

En su momento, la entonces jefe de la Policía, Aminta Granera prometió que el 1 ó 2 de mayo de ese año daría a conocer los resultados de la investigación por los perros asesinados a flechazos, pero también eso fueron palabras que se las llevó el viento.

Hoy, Cristian Estrada debe haber volado junto a su padre, Hernán Estrada, rumbo a Estados Unidos, mientras varios perros yacen bajo tierra y sus dueños se quedaron esperando una justicia que se le ha negado al pueblo cuando los involucrados son allegados al poder.

.

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte