Muchos son los días que celebramos a lo largo del año pero, ¿sabemos la historia que hay detrás de esos festejos? En el caso del día del niño, es una festividad que tiene más de 50 años de historia.

El origen de la celebración viene luego de la Primera Guerra Mundial, a raíz de los destrozos humanitarios que tuvieron lugar en Europa. A partir de esta situación, en 1924, se comenzó a generar conciencia sobre la necesidad de la protección especial para los infantes. Una de las primeras activistas fue Eglantyne Jebb, fundadora de la organización Save the Children que con la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja impulsó la adopción de la primera Declaración de los Derechos de los Niños.

El 20 de noviembre de 1959, en una asamblea se aprobó la Declaración de los Derechos del Niño, luego en 1989, se estableció la Convención sobre los Derechos del Niño y se estimuló a los países a que establecieran una fecha para su celebración. El objetivo del día del niño está destinado a la promoción de los derechos de los más pequeños y fomentar tanto «la fraternidad y la comprensión entre los niños del mundo entero» como su bienestar social.

La niñez debería vivir feliz en todo el mundo, pero…

En la actualidad parece obvio decir que lo lógico es que los más pequeños tengan derechos como el acceso a una vivienda digna, una educación digna que los prepare para la vida, poder tener comida todos los días para crecer sanos y no les afecte en su salud. Es por eso que a partir de la conmemoración del día del niño propuesta por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en 1954, lo que se busca son actividades que promocionen los derechos del niño de todo el mundo.

Por su parte, la ONG Humanium, que se centra en la ayuda de los niños y niñas más desfavorecidos en le mundo, publicó un mapa en el 2018, en donde analiza la situación de los derechos del niño en todo el mundo, basado en el Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño (IMDN).

La situación de la niñez en el mundo.

¿CÓMO MIRA ESTE ORGANISMO SITUACIÓN DE NIÑEZ EN NICARAGUA? 

POBREZA 

Casi el 50% de la población de Nicaragua vive por debajo del umbral de la pobreza. Los niños son los primeros en sufrir esta deplorable situación económica, sobretodo teniendo en cuenta que la ayuda económica para las familias es escasa y la cuantía en dinero de cada una de estas ayudas es minúscula.

En todo el país se aprecian enormes desigualdades que impiden que los niños gocen de las mismas oportunidades para acceder a servicios fundamentales como la educación, la sanidad o la vivienda.

DERECHO A LA SALUD

Las estadísticas a nivel nacional sobre la salud infantil son esperanzadoras y ponen de manifiesto un progreso material real. Pero algunos indicadores negativos, como por ejemplo el índice de mortalidad infantil, siguen siendo muy elevados, sobretodo porque se refieren a una falta de infraestructuras y de personal adecuado.

Además, el número de madres adolescentes que mueren durante el parto no deja de aumentar. Estas chicas a veces descubren al mismo tiempo que están embarazadas y que la ley no les permite abortar. Esta prohibición puede tener unas consecuencias terribles, sobretodo cuando se niega el aborto a chicas cuyo embarazo pone en riesgo su propia vida, o cuando son obligadas a dar a luz a niños que son fruto de una violación o de un incesto. Esto también puede tener un efecto negativo sobre su salud mental.

SIDA

El VIH viene siendo una fuente de preocupación en los últimos años. Los efectos negativos del SIDA en la vida de los niños son incontestables. Esto se puede apreciar no solo a nivel de su salud, sino también en temas como la discriminación y los huérfanos. Más y mejor información sobre el SIDA y una mayor concienciación pública sobre la enfermedad permitirían reducir su impacto de manera considerable.

TRABAJO INFANTIL 

En Nicaragua, el 15% de los niños son obligados a trabajar para ayudar a aliviar las dificultades económicas que afrontan sus familias. Esta cifra es más alarmante si tenemos en cuenta que la inmensa mayoría de estos niños son utilizados para los “peores formas de trabajo infantil”. Por ejemplo, muchas chicas jóvenes son víctimas del tráfico de niños y de la explotación sexual.

Para otros, el trabajo consiste en tareas agrícolas, domésticas, pesqueras, etc.

VIOLENCIA

En Nicaragua, los niños padecen varios tipos de violencia. Muchos son víctimas de violencia física a manos de sus propias familias. Las leyes del país son muy vagas: el castigo corporal está prohibido excepto en casos de “correcciones disciplinarias”. Muchas chicas jóvenes sufren abusos sexuales en su propio hogar. Si se quedan embarazadas, son obligadas a quedarse con el niño.

Además, y aunque está prohibida por la ley, la tortura continúa siendo un problema y es, de hecho, practicada por la policía con casi total impunidad.

El caso del niño que fue interceptado en una estación policial para ponerle las siglas del partido gobernante sigue en la impunidad. (Foto tomada de END).

MATRIMONIO INFANTIL

Más del 40% de las chicas se casan cuando aun son menores de edad. La edad mínima para contraer matrimonio es de 14 años para las chicas y 15 para los chicos, con el consentimiento paterno. Las chicas que se casan tan jóvenes tienen una interacción social limitada porque dejan de asistir a la escuela. Además, corren el riesgo de un embarazo prematuro, que puede resultar peligroso tanto para su salud como para la de la criatura.

DERECHO A LA EDUCACIÓN

En Nicaragua, unos 500 mil  niños no asisten a la escuela. En los últimos años, el número ha ido disminuyendo, debido a la supresión de las cuotas de matrícula, pero aún es demasiado alto. El índice de abandono de los estudios continúa siendo elevado (la mitad de los adolescentes no asisten a la escuela).

Las estructuras y programas académicos están desfasados y, por lo tanto, necesitan revisiones y reformas (respectivamente) profundas. La falta de personal adecuado continúa siendo un problema, sobretodo en lo que respecta al número de casos que implican violencia dentro de los establecimientos educativos.

Además de textos desfasados, en los mismos se destacan las figuras de la pareja gobernante.

MINORÍAS 

En el país hay miles de niños con antepasados indígenas o incluso africanos. Estos niños son víctimas de la discriminación que ejerce contra ellos el resto de la población, así como los empleados públicos. Este y otros obstáculos dificultan su capacidad para ejercer sus derechos más fundamentales.

Otra dificultad a la que se enfrentan hace referencia a su derecho a una identidad. Los padres no siempre informan a las autoridades del nacimiento de estos niños y esto puede acarrear problemas futuros. Además, la sociedad nicaragüense en su conjunto no respeta suficientemente el derecho de las minorías a practicar sus propias costumbres y tener su propia cultura.

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte