Muchos años antes del 18 de abril del 2018, dos revolucionarios cubanos habían lanzado la alerta de lo que se vendría sobre Nicaragua con un gobierno que se decía y se dice enemigo de la derecha, pero que hizo alianzas con enemigos de la revolución sandinista como el cardenal Miguel Obando y Bravo y con el somocista y exjefe de la «contra», Jaime Morales Carazo, quien fue vicepresidente de Daniel Ortega. 

Se trató de Celia Hart Santamaría, hija de los héroes cubanos, Armando Hart y Haydée Santamaría y del trovador de fama internacional, Silvio Rodríguez, quien cuando vino a Nicaragua no atendió el pedido de la “Canción urgente para Nicaragua” respondiendo que no se la sabía.

Celia Hart Santamaría, quien falleció en un accidente de tránsito en septiembre del 2008, había escrito en noviembre del 2006, cuando Daniel Ortega se proclamó ganador de las elecciones de ese año que el FSLN se había volteado tanto a la derecha “que ya es un partido electoral y que aquella organización revolucionaria que nos hizo vibrar en los 80, es uno más de los partidos electorales que nos andan sobrando en nuestra región”.

Celia Hart Santamaría en el carro que perdería la vida junto a su hermano, Abel.

Añadió que “los sandinistas y sus seguidores, entre los que me cuento, debemos denunciar a viva voz que nos han expropiado el nombre y se lo han colocado a un partido que ha considerado oportuno la unidad con los enemigos para vencer”.

Celia Hart Santamaría fue ardiente defensora del padre Ernesto Cardenal, perseguido por el gobierno de los Ortega-Murillo quien para ella era un símbolo del verdadero cristianismo y revolución. 

En un escrito titulado “Las elecciones rosas de Nicaragua” porque Rosario Murillo había cambiado el rojo y negro por el color rosa, Celia Hart la emprendió fuerte no solo contra Daniel Ortega por aliarse con enemigos como el cardenal Miguel Obando y Bravo y con el somocista y exjefe de la “contra”, Jaime Morales Carazo, entonces su candidato a vicepresidente, sino contra Tomás Borge y Rosario Murillo.

EL ESCRITO DE CELIA HART SANTAMARÍA «LAS ELECCIONES ROSA DE NICARAGUA» 

LE NEGARON EL ESTADIO NACIONAL A SILVIO RODRÍGUEZ

Silvio Rodríguez era amigo de Celia Hart Santamaría y a su retorno a Nicaragua en marzo del 2008, cuando Daniel Ortega tenía un año y tres meses en la Presidencia de nuestro país. estuvo marcado por eventos que a unos extrañaron y a otros no, después que en su concierto se negó a cantar “Canción urgente para Nicaragua” con cuatro frases “no me la sé” «es una canción con la que tengo mi problema», “como cambió la realidad”.y «espero que me disculpen». 

Ocurre que para el concierto del trovador cubano tan esperado por muchos en Nicaragua, le negaron el Estadio Nacional por lo que tuvo que ir a presentarse en el parqueo de un casino y después de esa negativa de la “Canción urgente para Nicaragua” los simpatizantes de Ortega se le dejaron ir con todos los calificativos como que era un “burgués”, “un arrogante” y que había realizado su concierto en un casino que es filial de una empresa estadounidense.

Lo que no se dijo es que a Silvio Rodríguez le habían negado el viejo Estadio Nacional, por orientaciones directas de Rosario Murillo, según lo que se filtró entre la farándula de la época, porque muchos intelectuales y cantantes cubanos comulgaban con los señalamientos de Celia Hart Santamaría, a quien después del concierto del trovador cubano le negarían la visa para entrar a Nicaragua, para que asistiera al Foro Mesoamericano de los Pueblos que se realizó en Managua en julio del 2008.

CUANDO SILVIO RODRÍGUEZ NO QUISO CANTAR «CANCIÓN URGENTE PARA NICARAGUA». 

 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte