Señalado de corrupto cuando fue canciller de Uruguay, cuestionado de haberse hecho de la vista gorda con los desmanes del  presidente hondureño, Juan Orlando Hernández y con serias interrogantes por sus últimas declaraciones a favor de Evo Morales y de Daniel Ortega, Luis Leonardo Almagro Lemes camina con los pies hinchados hacia su intento de reelección como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

A Luis Almagro se le vence su período al frente de la OEA en mayo del próximo año y para reelegirse necesita de 18 votos, pero en los últimos días se ha enfrentado a movimientos de varios países que no ven con buenos ojos su doble discurso con respecto a los regímenes de Venezuela y Cuba por un lado y Bolivia y Nicaragua por otro.

Señalan analistas que ese afán de mantenerse como secretario general de la OEA y en la búsqueda de votos, ha llevado a Almagro a congratularse con Evo Morales, quien pese al rechazo del pueblo boliviano expresado en una consulta en 2016. por el cuarto intento de reelegirse del sindicalista cocalero, éste hizo uso de su control sobre el poder judicial para romper esa barrera, algo similar a lo que hizo Daniel Ortega en Nicaragua para postularse en las elecciones del 2011.

«Sería absolutamente discriminatorio» que Evo Morales no pudiera presentarse a las elecciones de octubre en Bolivia, fue la frase del jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que desató la alegría en los oficialistas bolivianos y la ira en la oposición.

Luis Amagro con Evo Morales.

Almagro había llegado en mayo a la sede del gobierno boliviano para firmar un acuerdo que facilite la labor de observadores de la OEA en los comicios del 20 de octubre.

La firma dio paso a un discurso en el que defendió que Morales tiene el mismo derecho que otros presidentes latinoamericanos que pudieron optar a la reelección con base en un fallo judicial.

«Bienvenido hermano», fueron las palabras con las que Evo Morales agradeció este apoyo de una figura con la que no hace mucho mantuvo serias discrepancias por su postura hacia Cuba, Nicaragua y Venezuela, aliados de Bolivia.

La actuación de Almagro fue contraria a lo que dijo en twitter el 22 de septiembre de 2017:

 

EL REPUDIO DEL PUEBLO BOLIVIANO

 
COQUETEO CON ORTEGA 

Sobre Daniel Ortega, Luis Almagro en una entrevista concedida al diario El Colombiano, dijo que no hay comparación entre lo que ocurre en Nicaragua y lo que pasa en Venezuela: “ No es lo mismo. Ortega gobierna Nicaragua, Maduro reprime Venezuela”.

En Nicaragua son bien conocidos los movimientos de Luis Almagro con Daniel Ortega.

Agregó que Ortega ha mostrado más voluntad en resolver la crisis de Nicaragua, poniendo como ejemplo la excarcelación de los presos políticos.

Estas declaraciones de Almagro fueron previas a la cumbre de cancilleres que se realiza en Medellín, Colombia, donde la oposición nicaragüense esperaba que se pusiera en agenda la aplicación de la Carta Democrática al gobierno de Ortega, pero lo que se discutirá es una resolución parecida a la de cuando se creó el grupo de 12 países para ver la situación nicaragüense y al final quedó en que el gobierno nicaragüense no les permitió la entrada al país y coincidentemente solo ha ingresado el asistente personal de Almagro, Luis Rosadilla.

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte