Si entras a un negocio que tiene cámaras de seguridad y este es asaltado, la Policía en sus investigaciones pedirá los videos para procesarlos con una herramienta de reconocimiento facial que consiste en comparar una o varias imágenes con las bases de datos que tienen las instituciones como el Consejo Supremo Electoral con las cédulas, Migración y Extranjería con los pasaportes o su propia base de datos con todos los fichados que tenga y así lograr identificar a los involucrados en el delito. 

El uso de cámaras y de teléfonos celulares se ha incrementado por parte de los agentes policiales desde que comenzó la rebelión cívica de abril del año pasado  y las fotos que tomen tienen ese propósito: llevar imágenes a esa herramienta que codificará los rostros al compararlos con las bases de datos, especialmente las del Consejo Supremo Electoral con las cédulas. 

El reconocimiento facial se usa en otros países para investigar un delito.

Agentes infiltrados en marchas, en reuniones y hasta en misas lo hacen con esa misión, lo que servirá a la Policía para identificar con nombres, apellidos y dirección domiciliar a quienes después —y así ha quedado registrado— han sido citados, detenidos o pasados sus datos con propósitos desconocidos lo que es violatorio a los derechos ciudadanos tal como lo establece la Constitución en su artículo 26: 

Toda persona tiene derecho:
1. A su vida privada y a la de su familia.
2. Al respeto de su honra y reputación.
3. A conocer toda información que sobre ella se haya registrado en las entidades de naturaleza privada y pública, así como el derecho de saber por qué y con qué finalidad se tiene esa información.

(La misma Constitución también establece que ninguna autoridad, salvo con autorización de un juez, puede revisar celulares, correspondencia o ser objeto de espionaje). 

4. A la inviolabilidad de su domicilio, su correspondencia y sus comunicaciones de todo tipo.

Los policías deberían estar claros de lo que dice la Constitución.

LA INTERPOL LO UTILIZA 

La INTERPOL en su página web señala que el Sistema de Reconocimiento Facial es un software automatizado de identificación biométrica capaz de identificar o verificar una persona mediante la comparación y el análisis de modelos basados en sus rasgos y contornos faciales.

En San Francisco, Estados Unidos, se ha prohibido el reconocimiento facial por violar la privacidad de los ciudadanos.

Es un dato biométrico introducido recientemente por los servicios policiales y otros organismos de todo el mundo. Al ser algo incipiente en la mayoría de los países, todavía se están estableciendo las normas y buenas prácticas, algo a lo que INTERPOL está contribuyendo.

¿CÓMO FUNCIONA?

Detalla que la forma en que funciona el reconocimiento facial comienza cuando se introduce en el sistema una imagen facial (imagen objeto de investigación) se codifica automáticamente mediante un algoritmo que propone una lista de «candidatos» de los aciertos más probables entre los perfiles de su sistema. 

Seguidamente, funcionarios cualificados y experimentados de INTERPOL comparan manualmente la imagen objeto de investigación con cada uno de los candidatos. Examinan las imágenes minuciosamente a fin de encontrar características únicas que puedan determinar si es un «Candidato potencial», «No es un candidato» o «No concluyente».

Esta información se pasa a los países que enviaron la imagen, o a países a los que les incumbiría el perfil o el acierto, cuando se investiga un hecho delictivo. 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte