Mario Mairena Martínez
Periodista 


Tanta polémica con el hecho de que Disney haya escogido a la actriz y cantante Halee Bailey para interpretar el papel de «La Sirenita». El racismo ha salido a flor de piel en muchos que alegan con con esa decisión les están cortando la imagen que han tenido desde años de este personaje que salió del mar para convertirse en humana y blah, blah, la historia fue cambiada para darle un final feliz. 

Ocurre que en el cuento original escrito por Hans Christian Andersen, el final no es tan feliz como lo ha venido pintando Disney, sino que la sirenita mira como el príncipe se enamora y se casa con una mujer que fue lo primero que miró al recobrarse del pencazo que se había dado al naufragar el barco en el que iba. 

Hans Christian Andersen fue un escritor y poeta originario de Dinamarca, famoso por sus cuentos para niños, entre ellos El patito feo, La sirenita y La reina de las nieves y en el texto original de La Sirenita describe así a los dos personajes: 

LA SIRENITA 

«En el fondo del más azul de los océanos había un maravilloso palacio en el cual habitaba el Rey del Mar, un viejo y sabio tritón que tenía una abundante barba blanca. Vivía en esta espléndida mansión de coral multicolor y de conchas preciosas, junto a sus hijas, cinco bellísimas sirenas.

La Sirenita, la más joven, además de ser la más bella poseía una voz maravillosa; cuando cantaba acompañándose con el arpa, los peces acudían de todas partes para escucharla, las conchas se abrían, mostrando sus perlas, y las medusas al oírla dejaban de flotar». 

EL PRÍNCIPE

«…una nave se acercaba despacio al escollo donde estaba La Sirenita. Los marinos echaron el ancla, y la nave, así amarrada, se balanceó sobre la superficie del mar en calma. La Sirenita escuchaba sus voces y comentarios. “¡Cómo me gustaría hablar con ellos!”, pensó. Pero al decirlo, miró su larga cola cimbreante, que tenía en lugar de piernas, y se sintió acongojada: “¡Jamás seré como ellos!”

A bordo parecía que todos estuviesen poseídos por una extraña animación y, al cabo de poco, la noche se llenó de vítores: “¡Viva nuestro capitán! ¡Vivan sus veinte años!” La pequeña sirena, atónita y extasiada, había descubierto mientras tanto al joven al que iba dirigido todo aquel alborozo. Alto, moreno, de porte real, sonreía feliz. La Sirenita no podía dejar de mirarlo y una extraña sensación de alegría y sufrimiento al mismo tiempo, que nunca había sentido con anterioridad, le oprimió el corazón.

Nada que ver con una de las propuestas que ya circulan en las redes para protagonizar al príncipe Eric es Nick James, porque repetimos el texto original del cuento es moreno, pero como es Disney. 

 

La propuesta que más circula en las redes sociales es que Eric sea interpretado por Nick James.


CONFUNDIÓ A SU SALVADORA

El cuento señala que el príncipe fue rescatado de las aguas por la sirenita estando desmayado (hasta aquí el asunto va al pie de la letra), pero ya volviendo al texto original, cuando la sirenita está embelesada viendo al hombre que sacó de las aguas, mira que se acercan tres mujeres, entonces sale huyendo hacia el mar y el príncipe al recobrar el conocimiento mira a una de esas mujeres, se enamora de ella y termina casándose. 

Es en el viaje de luna de miel del príncipe con la mujer (que no es la sirenita) aparecen las hermanas de quien en el cuento no aparece con el nombre de Ariel, quienes le entregan un cuchillo para que mate al príncipe, pero ella no lo hace, sino que le da un beso furtivo, corre y se lanza al mar apareciendo en cielo con las hadas del viento. ¿Triste final verdad? 

DISNEY A TODO LE HA DADO FINALES FELICES 

En anterior ocasión publicamos algo sobre La bella y la bestia y como la versión original —por cierto con referencias históricas— fue cambiada por Disney porque al personaje que se le dio el calificativo de «bestia» no era más que Pedro González, un hombre que padecía de hipertricosis (muchos pelos en el cuerpo) a quien le dieron a una sirvienta del rey como esposa para ver si daba descendencia ya que era una atracción para el reino. 

Te puede interesar: La triste realidad de la bella y la bestia. 

Pero no solo ha sido «La bella y la bestia», también en «La Cenicienta» ya que en el cuento original no existe una hada madrina, sino un árbol mágico y las avariciosas hermanastras llegan al extremo de cortarse un pulgar y talón para hacer que la zapatilla de cristal les quede. 

En el cuento original no hay hada madrina.

En el caso de La bella durmiente» el asunto original es hasta con un delito de por medio, porque cuando la bella se pincha el dedo con una espina y se queda zzzzz, su padre cree que está muerta y la abandona en el bosque y no es asunto que despierta con un beso de amor, sino que llega otro rey, la viola y la deja embarazada. 

Y así Disney ha acomodado las historias hasta llegar a «La Sirenita», donde escogió como protagonista a una bella mujer morena y los erúditos y racistas críticos la emprendieron contra ella, cuando en el cuento original no se menciona que sea blanca, morena, amarilla, roja, morada u otro color, pero sí señala que el príncipe es moreno, algo así como «el negrito es el único tuyo». 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte