La bandera azul y blanco, nunca antes en la historia, ha sido enarbolada masivamente y pacíficamente para conseguir transformaciones que cambien la historia del país de lagos y volcanes, nada comparado con conflictos que llevaron al uso de armas como  la guerra nacional contra el filibustero William Walker, la lucha de Sandino contra la intervención estadounidense y la revolución sandinista.

Al revisar las páginas de la historia, tenemos que para la guerra nacional en los años 1855 y 1856, la bandera de Nicaragua no era la azul y blanco, sino que sus colores eran amarillo, blanco y escarlata, debido a que en 1854, el presidente de entonces, Fruto Chamorro así lo determinó tras disolverse la Federación Centroamericana.

 

Esta era la bandera de Nicaragua para la guerra nacional en los años 1855 y 1856.

 

La bandera que había impuesto el invasor William Walker cuando se proclamó presidente de Nicaragua.

Esa bandera de los colores amarillo, blanco y escarlata, elaborada al capricho de Fruto Chamorro duró hasta el 20 de junio de 1895, cuando Nicaragua, Honduras y El Salvador crearon la República Mayor de Centroamérica y restablecieron la celeste y blanco de la Federación Centroamericana. 

La bandera de la Federación Centroamericana tuvo su inspiración en la bandera de Argentina.

La bandera de la Federación Centroamericana estuvo vigente hasta que José Santos Zelaya por medio del  Decreto Ejecutivo del 5 de septiembre de 1908 estableció la azul y blanco, con el agregado de que el Escudo aparecerá en medio de la franja blanca.

La bandera azul y blanca establecida por José Santos Zelaya en 1908.

Bajo los sucesivos gobiernos, la bandera azul y blanco fue usada en desfiles, paso de presidentes e inclusive durante la ocupación de Estados Unidos desde el año 1912 hasta 1933 no se le dio un papel determinante, ya que la gesta del general Augusto C. Sandino fue enarbolando una bandera roja y negra traída de las luchas de los obreros en Tampico, México donde estuvo trabajando.

La bandera roja y negra que enarbolaba Sandino en las montañas de Nicaragua presentada como trofeo por los marines estadounidenses en una foto de esos tiempos.

LA BANDERA ROJA Y NEGRA DE SANDINO
«Rojo y negro son los colores incendiados de nuestra bandera para simbolizar Libertad o Muerte, es decir, propósito firme de ser libres, soberanos e independientes. Patria y Libertad son las palabras oficiales que usa nuestro Ejército, a la terminación de cualquier escrito, con el objeto de mantener en nuestro pueblo el concepto de Patria Libre”.
Augusto. C. Sandino

LA LUCHA DEL FSLN

En 1963, Carlos Fonseca Amador se inspira en la lucha del general Sandino y junto a otros nicaragüenses funda el Frente Sandinista de Liberación Nacional retomando los colores de la bandera rojinegra del General de hombres libres, pero ya con las siglas FSLN. 

La bandera del FSLN fue enarbolada hasta llegar al triunfo de la Revolución Popular Sandinista, en cuya etapa en los años 80 fue puesta a la par de la azul y blanca y el himno de ese partido era obligado cantarlo en colegios y actos públicos, todo bajo el argumento partidario de que «la bandera roja y negra rescató y defenderá a la azul y blanco». 

Ese uso impuesto de la bandera roja y negra fue contrapuesto por la lucha de la «contra» o Resistencia Nicaragüense que enarboló la bandera azul y blanco, colores que también fueron utilizados por la señora Violeta Chamorro en la llamada Unión Nacional Opositora que derrotó al FSLN en las elecciones de 1990, pero tanto el movimiento armado como el político desvirtuaron su llamada lucha «patriótica» al entrar a pactar con el FSLN, para conseguir prebendas personales a costillas del pueblo nicaragüense. 

Con la llegada al gobierno de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, la bandera azul y blanco no ha tenido la importancia y el respeto que se le debe, incluyendo símbolos patrios como el escudo nacional, el que ha tenido transformaciones exóticas con deformaciones y colores alejados de lo establecido en la Constitución. 

El irrespeto al escudo nacional por parte del gobierno Ortega-Murillo.

LA LUCHA ACTUAL

La bandera azul y blanco en las multitudinarias marchas del pueblo nicaragüense.

La indiferencia del gobierno Ortega-Murillo ante el incendio en la Reserva indio Maíz, seguido con las reformas a la Seguridad Social en las que las turbas del gobierno agredieron a ancianos que salieron a protestar, hizo entrar en escena a un elemento que irrumpió para encabezar la lucha del pueblo nicaragüense: los jóvenes universitarios. 

Protestas cerca de la Universidad Centroamericana, fueron seguidas por las demás universidades y la respuesta violenta del gobierno provocando muertos y heridos entre la juventud, fueron la gota que derramó el vaso de tantos años de inconformidad contenida y aunque el régimen Ortega-Murillo derogara el decreto del INSS, ya no era solo eso, sino los actos de corrupción, la falta de libertades y la exigencia de justicia por los muertos. 

El ambiente azul y blanco se impone en las marchas de protesta.

Desde el 18 de abril del 2018, la bandera azul y blanco es el estandarte del pueblo nicaragüense en su lucha por tener un país en democracia y con justicia verdadera. El uso del símbolo patrio ha calado tanto en el gobierno que lo mira como un artículo prohibido y quien la porte, es reprimido. 

Por todo esto, podemos decir que en la historia de Nicaragua es la primera vez que la bandera azul y blanco tiene un elevado símbolo de lucha para que la patria se encamine a un futuro mejor, lejos de ambiciones partidarias y con beneficios de sus riquezas para el pueblo y no para individuos. 

Hoy más que nunca recordamos a esos muchachos que fueron asesinados por demostrar el amor a su patria y su bandera azul y blanco.

 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte