¿Se acuerdan del escándalo del año 2017, cuando en la Universidad Americana (UAM) se instaló un kiosko del Guapollón «el pollo de mi barrio»? Eso no era para el nivel de los estudiantes que lo consideraron una ofensa para su estatus y pidieron a las autoridades de esa universidad que quitaran ese negocio porque se sentían ofendidos.

Hace dos años, Guapollón tuvo que quitar el rótulo del «pollo de mi barrio».

Las autoridades de la UAM en su momento mandaron a quitar el rótulo y el asunto se calmó, pero ahora al ver la graduación a la que se vieron obligados los estudiantes que pagan una de las universidades más caras del país, pues lo hicieron a nivel del «Guapollón», al recibir sus diplomas en chinelas, short y ropa informal, algo así como que estuvieran en un barrio. 

PAGARON 600 DÓLARES CADA UNO

Esta forma de recibir el cartón que corona sus carreras, fue en protesta por el comunicado de último momento que les hicieron llegar las autoridades de la UAM, quienes les dijeron que la graduación programada para realizarse en el Teatro Nacional Rubén Darío se cancelaba «por problemas técnicos» y para la cual, cada uno había pagado 600 dólares. 

Según informaciones que están en boca de estudiantes y profesores, no hay tales «problemas técnicos» en el teatro construido por gestión de la exprimera dama Hope Portocarrero de Somoza y considerado uno de los mejores de América Latina, sino que todo tiene su origen en que en la graduación se le iba a dedicar un minuto de silencio a la estudiante asesinada por un paramilitar, la brasileña Rayneia Gabrielle Da Costa Lima Rocha.

En chinelas, short y ropa informal, los estudiantes recibieron sus diplomas.

Esto —según esos comentarios— hubiera sido una ofensa para la nieta de los Ortega-Murillo, Ariana Ortega, hija de Rafael «Payo» Ortega Murillo, quien ha andado escabullendo las gasolineras de Petronic con otros nombres por las sanciones de Estados Unidos a todo lo que tenga que ver con PDVSA, así que hubo una orden a la dirección del Teatro Nacional Rubén Darío para que cancelaran esa actividad. 

Ariana Ortega, nieta de los Ortega-Murillo.

Debido a eso, los estudiantes, como forma de protesta, recibieron sus diplomas en un auditorio de esa universidad gritando consignas en contra del gobierno Ortega-Murillo y entre los gritos se escuchó «que se rinda tu abuela», en clara alusión de Ariana Ortega, quien en los ensayos se presentaba con una bandera del partido rojinegro. 

Los estudiantes y docentes comentaban que al prohibir el uso del Teatro Nacional Rubén Darío con la intención de impedir una protesta por el asesinato de la brasileña Rayneia Gabrielle, más bien encendieron una chispa entre los estudiantes que alzaron su voz y el asunto se hizo viral.

 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte