Mateo sabe que no tiene futuro como caponero. Dejó sus estudios cuando tenía 15 años de edad para ganarse “sus pesitos” y con los primeros centavos en sus manos, se creyó el dueño del mundo.

En su primer día al frente de una motito le quedaron 200 córdobas y con eso se compró los primeros frutos de su trabajo como caponero.
“Recuerdo que compré pan y pollo para llevarle a mi viejita, más el dinero sobrante”, reseña Mateo.

Este joven, quien ahora cuenta con 19 años de edad, considera que fue un error haber abandonado sus estudios, “pero el trabajo así me lo exigía y así lo exige”.

Dice que por un turno en la caponera, tiene que pagar 500 córdobas diarios al dueño del transporte, más 300 córdobas de combustible. “Lo que resta es mi ganancia diaria”, indica.

—¿Y cómo cuánto te viene quedando diario?, preguntamos

—Un día 200, otro 300, pero hay unos días que nos va mal, pero ayúdame a decir mal, porque ni para comer ajustamos.

Mateo ya no es el chavalo que antes se divertía con el dinero que ganaba. Con sus ingresos, gracias a su labor de caponero, en una determinada etapa de su vida creyó que era el momento de hacerse de una “jaña” y así un día enamoró a una muchacha que vendía verduras cerca de donde se estacionaba “y me la llevé”.

Al frente de las caponeras, hay juventud que dejó estudios.

Hoy es padre de dos chavalos a los que tiene que mantener, mientras su pareja, hace lo suyo palmeando y vendiendo tortillas. “Tenemos que salir adelante, porque somos cuatro en la familia que comemos, vestimos, calzamos y con todos los gastos que eso acarrea”, detalla.

SON MILES DE CHAVALOS EN CAPONERAS

A Mateo le pedimos que hiciera un cálculo de cuántos caponeros hay en Managua y se queda viendo para arriba y responde: “es difícil de responder, somos miles. Tome en cuenta que solo en la zona que me corresponde, somos más de 100”.

Los caponeros en la capital son regulados por el Instituto Regulador del Transporte del Municipio de Managua (IRTRAMMA), institución de la Alcaldía de Managua que les pone inspectores que regulan sus salidas y sus rutas, las que no deben ser en carretera abierta y lugares que le hagan competencia a los taxis.


 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte