Fue el grupo PROMERICA del cual es presidente Ramiro Ortiz Mayorga el que sacó del apuro al gobierno Ortega-Murillo por la construcción del estadio de béisbol “Dennis Martínez”, al otorgarle un préstamo de 35 millones de dólares, después que los 30 millones de dólares donados para esa obra por Taiwán fueran tomados con el pretexto de que construirían viviendas para afectados por lluvias, pero sin rendirle cuentas a nadie. Hoy, el grupo PROMERICA es atacado con saña por los medios de la familia gobernante, pero vamos a remontarnos en el tiempo para entender mejor este pleito de amores que abril se llevó.

El ataque coordinado de los medios de la familia Ortega-Murillo al grupo PROMERICA.

En el año 2015, empresarios y banqueros eran un solo amor con Daniel Ortega. José Adán Aguerri fungía como el vocero de los acuerdos económicos en los que sobresalían grandes ventajas para que los del gobierno y ellos siguieran haciéndose más ricos, mientras el pueblo se sumía en el desempleo, la migración y los salarios de hambre.

Poco a poco se fue incrementando el número de nicaragüenses en el exterior y estos pasaron a ser el principal producto de exportación por la cantidad de divisas que mandan a sus familias. En el 2010 las remesas alcanzaron la cifra de 670.5 millones de dólares y ya en el 2015, este monto se había incrementado a los 977.1 millones de dólares, según cifras del Banco Central. Los arreglos entre cúpulas empresariales y gobierno más la migración forzada daban sus frutos y Nicaragua era presentada como un país donde la economía iba en crecimiento.

Las remesas sostienen la economía en tiempos de crisis.

Y en el auge de ese crecimiento que solo favorecía a cúpulas del gobierno y empresarios, en el año 2015 estalló el escándalo de los Panamá Papers, expresión dada por los medios de comunicación a una filtración informativa de documentos confidenciales de la desaparecida firma de abogados panameña Mossack Fonseca, a través de una entrega de 2,6 terabytes de información por parte de una fuente no identificada al periódico alemán Süddeutsche Zeitung.

El periódico alemán posteriormente compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus iniciales en inglés) todo el ocultamiento de propiedades de empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de jefes de estado y de gobierno, líderes de la política mundial, personas políticamente expuestas y personalidades de las finanzas, negocios, deportes y arte.

Fue en el 2015 que el periódico panameño La Estrella de Panamá reveló que entre los acusados por la Fiscalía panameña por ese escándalo financiero estaba Ramiro Ortiz Mayorga, presidente del Grupo Promérica y dueño en Nicaragua del Banco de la Producción (BANPRO) y de El Nuevo Diario.

Ramiro Ortiz Mayorga apareció mencionado en ese escándalo por ser el presidente del St. Georges Bank del Grupo Promerica en un caso que estremeció las finanzas a nivel mundial, por tratarse de hechos relacionados con lavado de dinero y ocultamiento de propiedades de parte de mandatarios y personalidades.

EN NICARAGUA NO SE DIJO NI SE HIZO NADA

Sobre el caso de los Panamá Papers y el señalamiento contra el banquero Ramiro Ortiz Mayorga, de parte de las autoridades nicaragüenses no se hizo, ni se dijo nada, pero el gobierno necesitaba salir de un apuro y apareció el financiamiento para el nuevo estadio de béisbol.

El apuro consistía en que Taiwán había donado 30 millones de dólares para construir el nuevo estadio de béisbol, pero el gobierno Ortega-Murillo tomó ese dinero con el pretexto de que iba a construir viviendas para los afectados por las lluvias. Se construyó Ciudad Belén y a nadie se le rindió cuentas de los 30 millones de dólares.

Pero era necesario salir del apuro y la tabla salvadora fue lanzada por el Banco de la Producción (BANPRO) de Ramiro Ortiz Mayorga que otorgó un préstamo de 35 millones de dólares a la Alcaldía de Managua y así se obtuvo el financiamiento de una obra que pasó de ser donación, a una deuda que estamos pagando todos los nicaragüenses, porque para pagar se hacen las transferencias del gobierno central a la comuna capitalina.

NI UN DÓLAR DE TAIWÁN EN EL ESTADIO

Y no solo fue el préstamo del BANPRO. Era necesario lanzar una cortina de humo para que la gente creyera que el estadio había sido una donación de Taiwán y para ellos se trajo a la selección de béisbol de esa isla asiática, para inaugurar la obra sin que ni un dólar de Taiwán se haya invertido en esa construcción financiada por el banco en mención.

La selección de béisbol de Taiwán fue traída para que el pueblo creyera que esa isla asiática había donado el estadio.

Y mientras estalla otro escándalo en el que nuevamente se involucra al Grupo Promerica de Ramiro Ortiz Mayorga, esta vez en El Salvador, ahora sí las baterías de los medios de comunicación de la familia Ortega-Murillo están dirigidas contra el consorcio que le prestó los 35 millones de dólares, para construir el estadio de béisbol “Dennis Martínez”, todo porque el amor de ayer está distanciado por la rebelión que comenzó en abril del 2018.

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte