EL HERPES LABIAL


El herpes labial, también llamado «fuegos febriles», es una infección viral frecuente. Se trata de pequeñas ampollas llenas de líquido que, a menudo, se agrupan sobre los labios o alrededor de ellos. Una vez que se rompen, se forma una costra sobre la llaga que queda. Este problema se cura en 2 a 4 semanas y no deja cicatrices, explican especialistas médicos.

La infección es producto de ciertas cepas del virus del herpes simple. El virus del herpes simple de tipo 1 (VHS-1) generalmente provoca herpes labial. El virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2) generalmente causa el herpes genital. Sin embargo, cualquiera de los tipos puede provocar llagas en la zona facial o en los genitales. La mayoría de las personas que están infectadas con el virus que provoca el herpes labial nunca manifiestan signos y síntomas.

Señales evidentes del herpes labial.

No existe cura para la infección por el virus del herpes simple y las ampollas pueden volver a aparecer. La medicación antiviral ayuda a que se cure más rápidamente y a que reaparezca con menos frecuencia.

Un herpes labial generalmente atraviesa varias etapas:

  • Hormigueo y picazón. La sensación dura aproximadamente un día, antes de que aparezca una pequeña mancha dura y dolorosa y salga la ampolla.
  • Ampollas. Aparecen a lo largo del borde exterior de los labios, donde se unen con la piel de la cara. También alrededor de la nariz o en las mejillas.
  • Exudado y costras.

Durante los primeros brotes, algunas personas tienen:

  • Fiebre.
  • Encías erosionadas y dolorosas.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Ganglios linfáticos hinchados.

Los niños menores de 5 años pueden tener herpes labial dentro de la boca y las lesiones frecuentemente se confunden con aftas (lesiones benignas). Las aftas solo afectan la membrana mucosa y no se deben al virus del herpes simple.

CUÁNDO CONSULTAR AL MÉDICO

El herpes labial por lo general desaparece sin tratamiento. Los especialistas precisan los casos en los que se debe acudir al médico:

  • El sistema inmunitario está debilitado.
  • El herpes labial no se cura en dos semanas.
  • Los síntomas son graves.
  • El herpes labial reaparece con frecuencia.
  • Hay irritación en los ojos.

FACTORES DE RIESGO

Alrededor del 90% de los adultos en todo el mundo, incluso aquellos que nunca tuvieron síntomas de infección, dieron positivo en la prueba para detectar el virus que causa el herpes labial. Las enfermedades y los tratamientos que aumentan el riesgo de sufrir complicaciones comprenden los siguientes:

  • Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).
  • Quemaduras graves.
  • Eccema.
  • Quimioterapia contra el cáncer.
  • Medicamentos contra el rechazo en los trasplantes de órganos.

PREVENCIÓN

  • Evite el contacto piel con piel con otras personas mientras las ampollas estén presentes.
  • Evite compartir artículos. Los utensilios, las toallas, el bálsamo para labios y otros artículos pueden propagar el virus cuando hay ampollas.
  • Mantenga las manos limpias. Cuando tengas un herpes labial, lávese las manos cuidadosamente antes de tocarse y de tocar a otras personas, especialmente a bebés.

    Si se tiene herpes labial no acercarse a los bebés.

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte