Pilato, Hitler y el coronavirus

Lo que hoy es recomendable para salvar vidas por la pandemia del coronavirus, en siglos y años anteriores significaron hechos que llevaron a la muerte. Poncio Pilato se lavó las manos para querer justificar la crucifixión de Jesús y los nazis se daban un saludo que evitaba darse las manos.

Con respecto al lavado de manos bíblico, según Mateo 27:24: Viendo Pilato que no conseguía nada, sino que más bien se estaba formando un tumulto, tomó agua y se lavó las manos delante de la multitud, diciendo: «Soy inocente de la sangre de este Justo. ¡Allá ustedes!». Con esta decisión Jesús fue condenado a la crucifixión y Barrabás fue liberado después de una votación pública y verbal.

Poncio Pilato lavándose las manos.

En el caso de los nazis, lo de saludar con una mano levantada, fue concebido como una copia del saludo de los fascistas italianos seguidores de Benito Mossulini, quien lo tomó del «Ave César» del imperio romano y como era admirado por Adolfo Hitler, este se lo llevó para Alemania y lo hizo propio. 

Hitler y el saludo nazi.

Y VAMOS AL CORONAVIRUS 

Y es que la propagación del coronavirus ha puesto en alerta a más de 130 países, es por ello que las medidas de seguridad se refuerzan para evitar más contagios, obviamente saludar de mano y de beso ya quedaron totalmente prohibidos.

En Nicaragua, aunque oficialmente no se ha confirmado caso alguno de coronavirus y el gobierno Ortega-Murillo no tome medidas preventivas como en otros países, el pueblo sí lo ha tomado muy en serio.

En las redes sociales los nicaragüenses comparten recomendaciones, especialmente el lavado de manos y al igual que en otros lugares, el saludo de darse las manos o besos en la mejilla está pasando a ser prohibido.

Entonces ¿cómo se están saludando los nicaragüenses? En lo que se ha visto en las redes es que el apretón de manos pasó a ser un saludo de lejos, el que puede ir acompañado del gesto rocker o como apache: levantando una mano, decir “hao” y recibir como respuesta otro “hao” y después la frase: “ya no sabes pues”.

El rocker y el apache, dos formas de saludarse sin darse las manos.

Pero si damos un vistazo a otras culturas, tenemos que por ejemplo los chinos tienen el “gong shu” el que consiste en la mano izquierda cerrada en puño y la mano derecha extendida sobre este, al final se hace una ligera reverencia.

El saludo chino.

Los japoneses por su parte tienen el “bow”, el que hemos visto infinidad de veces en las caricaturas y películas que tienen como origen costumbres del país del sol naciente y que consiste como una reverencia con leve inclinación de cabeza hacia el frente y las manos juntas.

El saludo japonés.

EL NEMASTE HINDÚ

El saludo en la India es conocido como nemasté y que lo hemos visto en Nicaragua con los que practican el yoga. Consiste en palmas pegadas a la altura del pecho y decir la palabra “nemasté” que quiere decir “me inclino hacia ti”, se termina el saludo con una ligera inclinación al frente.

El saludo hindú.

CONTACTOS QUE RESULTAN CURIOSOS

Hay otros saludos que no llevan a darse la mano, pero sí resultan curiosos porque los hemos visto y más de alguno, como el ruso de darse un beso en la boca, en nuestra cultura resulta chocante.

Los besos que daba el gobernante comunista ruso, Leonid Brezhnev al momento de saludar. 

Por ejemplo, los esquimales se saludan frotándose la punta de las narices, los iraníes chocando puños, los australianos dándose una ligera palmada en la espalda y en otros países asiáticos tocándose la punta de los pies.

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte