La flor más hermosa de todas es la honestidad

Historia de la flor de la honestidad

Corría el año 250 A.C. y en la bella región del norte de China se esperaba un gran acontecimiento; el joven príncipe pronto sería emperador

Para ello debía contraer matrimonio, según lo dictaba la ley, y el joven se mostraba preocupado por tomar la elección adecuada

Las jóvenes casaderas eran difíciles de leer, así que el príncipe ideó un ingenioso plan para encontrar la esposa perfecta

Invitó a todas las jóvenes que desearan contraer matrimonio con él a un encuentro en palacio. Entre ellas, una que amaba secretamente al príncipe

La joven dama a pesar de saber que no contaba con la gracia, fortuna o belleza de las demás aspirantes, decidió presentarse al palacio

Cuando las bellas damas estuvieron reunidas, el príncipe les entregó una semilla a cada una. Las invitó a sembrarlas y volver en seis meses

Aquella dama que se presentara con la flor más hermosa se convertiría en su esposa

Nuestra dama llegó a a casa contenta, pues la jardinería se le daba muy bien, sin embargo, por más amor que puso en su semilla esta no floreció

A pesar de que su madre le insistió en que renunciara a la locura de un sueño inalcanzable, ella decidió presentarse con sus manos vacías. Al menos así vería de nuevo al hombre que amaba…

Al paso de los seis meses, las damas se presentaron con las más hermosas flores, mientras que la enamorada solo trajo tierra en su vasija

Ella lloraba en silencio, escuchando al príncipe halagar las bellas flores de las otras damas. Finalmente llegó junto a ella

«Esta es la mujer con quien me casaré», dijo para asombro de todos. Por supuesto, pidieron razones de tal decisión, el futuro emperador contestó

«Todas las semillas que les entregué eran estériles, y solo esta ha florecido realmente, con la más hermosa flor de todas, la honestidad»

Ser honesto requiere valor, integridad y madurez, como las plantas requieren abono, luz y agua. ¡Hagamos florecer este hermoso don!

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte