Las sopas Maruchan afectan el cerebro

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) de México emitió una alerta por medio de su cuenta de Twitter donde advierte el peligro de consumir sopas instantáneas debido a uno de sus ingredientes, el cual es capaz de afectar al cerebro.

La publicación menciona que estos productos, como las sopas de la marca Maruchan, Nissin, entre otras, utilizan el aditivo alimenticio llamado Glutamato Monosódico (GMS) el cual, «Interviene la parte del cerebro que regula la saciedad, contribuyendo a obesidad, además provoca toxicidad neuronal y hepática».


El Glutamato Monosódico es un ingrediente muy polémico y que se utiliza en varios productos comercializados en México.

Se trata de un compuesto que procede del ácido glutámico, un aminoácido no esencial que se encuentra de forma abundante frutos y verduras.

Este aditivo es el responsable del llamado quinto sabor, el unami, que se une a los sabores básicos que son: dulce, ácido, amargo y salado. Por sí solo no tiene un sabor en específico, pero cuando se añade a los alimentos realza su aroma y sabor.

RESALTAR EL SABOR EN LA LENGUA

En la Revista del Consumidor del mes de agosto, se menciona, «Este aditivo alimenticio es muy común en los alimentos procesados.

Se trata de un concentrado que se extrae de plantas como el betabel o la caña de azúcar, y cuya función en la industria es hacer que la lengua resulte más receptiva a los condimentos, de ahí que se le considere un potenciador del sabor, a pesar de que por sí solo tiene un sabor desagradable».

La organización mexicana El Poder del Consumidor, menciona sobre este ingrediente: «El Glutamato Monosódico inhibe centros de saciedad induciendo a comer vorazmente además de ser un neurotóxico.

Ante la ingesta de glutamato monosódico también se ha visto una asociación con aumento de peso, ya que induce a una mayor ingesta energética».

NO HAY TAL CALDO DE POLLO

La lista de productos que lo incluyen es larga, pese a las advertencias de varios especialistas en nutrición. Uno de ellos es muy usado en las cocinas mexicanas y se trata del caldo de pollo en polvo, del cual, El Poder del Consumidor advierte que básicamente se les vende a las personas Glutamato Monosódico pintado de amarillo, ya que no contiene rastros de pollo.

Aderezos, papas fritas de Barcel y Sabritas, comida instantánea como cremas y sopas, salsas como la inglesa y de soya y otros sazonadores tienen como base ese aditivo, pero pocas personas saben que lo consumen con frecuencia.

La Revista del Consumidor también afirma que su consumo en grandes cantidades puede provocar: dolor de cabeza, sofocación, taquicardia, sensación de presión en la cara, adormecimiento de la boca, dificultad para respirar, sudoración, dolor de pecho y debilidad.

Al final advierten a sus lectores, «Estas sopas no te nutren y el sabor que aportan no es a base de vegetales o carne, sino de una serie de saborizantes artificiales que no son buenos para tu organismo.

Las sopas elaboradas por ti son más nutritivas por los ingredientes que adiciones, como vegetales, cereales, crema o leche».

En otra publicación de la Profeco en Twitter, muestra alternativas a estos alimentos instantáneos, «Por un precio similar puedes acceder a otros alimentos que te aportan mayor cantidad de nutrientes, como por ejemplo el atún. ¡La decisión está en tus manos!»

 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte