Nicaragüense era obligada a prostituirse en España


La Policía Nacional de España ha detenido a diez personas, pertenecientes a un clan de personas sin techo de diferentes nacionalidades por secuestrar, agredir y obligar a prostituirse a una mujer nicaragüense de 31 años durante dos semanas en la calle Ballesta de Madrid, ha informado a la agencia Europa Press una portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

A principios del mes de octubre esta joven deambulaba por la calle Bailén con una maleta, pero sin techo ni dinero. Entonces, se le acercó un hombre mayor de nacionalidad búlgara que le ofreció un cobijo y algo de comer. La mujer accedió y se fue a una chabola (asentamiento con precarias condiciones de salud) situada cerca de la Plaza de España, lugar en el que fue robada, atada y violada por este hombre, según adelantó el diario ABC.

Una chabola o asentamiento en España.

Sus captores la retenían en un cuarto de mala muerte cerca de la Plaza de España, donde dormía atada de pies y manos

Además, este hombre la trasladaba a diario, bajo amenazas de muerte, a un piso de la calle de la Ballesta, donde era obligada a prostituirse por compañeros indigentes del violador, quedándose el dinero recaudado. Todas las noches volvía a la infravivienda, donde dormía maniatada de pies y manos. Asimismo, la amenazaban con cuchillos, martillos y destornilladores y la pegaban incluso con guantes de boxeo para no dejarle marcas, y para luego maquillarla antes de forzarla a acostarse con clientes.

Pero el pasado viernes, alrededor de las 17.30 horas, la víctima pudo escaparse del piso y acabó en la plaza Tirso de Molina, donde paró a una patrulla de la Policía Nacional, contó a los agentes todo lo sucedido y les llevó, todavía en estado de shock, al piso de la calle Ballesta. Luego fueron a la chabola, donde encontraron las bridas y los guantes.

El clan la amenazaba con cuchillos, martillos y destornilladores y la pegaban incluso con guantes de boxeo para no dejarle marcas

Tras una rápida investigación, los funcionarios detuvieron a diez personas, con edades comprendidas entre 21 y 69 años y de diferentes nacionalidades: rumana, búlgara, marroquí, ucraniana y española. Todos son hombres salvo una mujer, que era la encargada de vigilar que la víctima no escapara. Tienen antecedentes policiales y están acusados de delitos agresión sexual, amenazas graves, detención ilegal, pertenencia a organización criminal e inducción a la prostitución.

 

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte esta página

Si te gusta este contenido comparte