Nicas explotaban a nicas

Nicas explotaban a nicas


La Guardia Civil de España, en el marco de la denominada operación Ayote, ha desarticulado un grupo criminal que tenía sus bases de operaciones en Huesca y en Logroño y Alfaro (La Rioja) y que explotaba a mujeres nicaragüenses para cuidar en España a personas de avanzada edad, con enfermedades graves o algún tipo de dependencia. Con el trabajo de las 50 víctimas que han sido liberadas llegaron a obtener unos beneficios económicos de más de 750.000 euros, según informa el diario español El Heraldo.

Los lugares donde nicas explotaban a nicas.

Han sido detenidos los siete integrantes de esa red. De ellos, cuatro son mujeres -dos de ellas hermanas- y los otros tres son hombres y pertenecen a un mismo clan familiar nicaragüense, de entre 19 y 41 años. Los miembros de este grupo actuaban de manera estructurada, organizada y jerarquizada. A todos se les considera presuntos autores de los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, pertenencia a grupo criminal y blanqueo de capitales.

Una de las cabecillas del grupo fue detenida en la terminal T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez cuando intentaba introducir en España a otras tres víctimas procedentes de Nicaragua para su explotación. El resto de detenciones se realizaron de manera simultánea en La Rioja y Huesca, lugares en los que también se llevaron a cabo cuatro registros domiciliarios.

Cuando fueron interceptadas en el aeropuerto de Madrid.

La Guardia Civil ha identificado a un total de cincuenta mujeres que han sido víctimas de esclavitud desde 2016 de esta organización, con las que habrían obtenido unos beneficios económicos superiores a los 750.000 euros.

El grupo criminal sometía y controlaba a todas sus víctimas mediante constantes amenazas, intimidación, engaño y coacción, amedrentándolas con advertencias de las consecuencias a las que se enfrentarían sus familiares en Nicaragua, si llegaban a denunciar los hechos.

Además, los productos básicos de primera necesidad que la responsable del grupo recibía de diferentes organizaciones de ayuda humanitaria, los vendía a sus víctimas a precios abusivos llegándoles a cobrar por un comprimido de paracetamol entre 20 y 30 euros, incrementando así sus beneficios.

Hasta moneda nicaragúense ocupó la Guardia Civil de España.

Las víctimas interceptadas en el aeropuerto de Madrid fueron trasladadas a Logroño e informadas de sus derechos como víctimas de trata, poniéndoles a su disposición todos los recursos asistenciales para garantizarles un alojamiento conveniente y seguro, ayuda material, asistencia psicológica, asistencia médica y asesoramiento jurídico.

Los familiares directos del grupo criminal residentes en Nicaragua se encargaban de buscar a las víctimas, principalmente mujeres jóvenes y sin estudios, con hijos a su cargo y en riesgo de exclusión social. Allí les prometían un trabajo digno y bien remunerado en España. Si aceptaban, les compraban el billete de avión y les entregaban 1.000 euros en efectivo para justificar la estancia inicial en España, con visa turista limitada a 90 días.

Una vez en España, las víctimas contactaban con un miembro de la organización que las trasladaba a las viviendas de Logroño, Alfaro y Huesca. Seguidamente, les retiraban el pasaporte y el dinero entregado advirtiéndoles de que habían contraído una deuda con la organización de 6.000 euros y que tenía que ser satisfecha en un corto plazo.

Una de las nicaragüenses detenidas en España.

La jefa del grupo criminal usurpaba la identidad de las víctimas para poner anuncios en internet y redes sociales. Cuando cerraba el trato con los demandantes de estos servicios enviaba a las víctimas para llevarlos a cabo, no sin antes aleccionarlas bajo nuevas amenazas.

A final de mes los demandantes pagaban directamente a las víctimas en negro (sin pagar impuestos o beneficios sociales). Las víctimas entregaban a la organización el 85% del dinero como pago de la deuda contraída, quedándose el resto para poder subsistir en España.

Cuando descansaban o se quedaban sin trabajo, la organización las alojaba en sus viviendas y les cobraban por todos los servicios. En caso de no poder pagarlos les prestaban dinero a un 20% de intereses, lo que suponía que la «deuda» no disminuyese sino todo lo contrario, se convertía en una cifra astronómica difícil de saldar, quedando las víctimas más atadas a la organización.

La operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de Calahorra (La Rioja), ha sido llevada a cabo por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil en La Rioja, colaborando en la misma sus homólogos de Navarra, Huesca y Tres Cantos, así como el Puesto Principal de Calahorra y la Unidad Cinológica Central.

EL OPERATIVO «AYOTE» DE LA GUARDIA CIVIL ESPAÑOLA 

CLAUDIA ESPINAL

CLAUDIA ESPINAL

Docente de UPOLI y UNA, exiliada en España

«Leer este tipo de noticias me da rabia porque seguimos siendo los nicaragüenses los que explotamos a otros nicas y con eso estamos abonando a las injusticias. Cómo es posible que en pleno siglo XXI se siga explotando a las mujeres, se les traiga a un país europeo con engaño a trabajar como esclavas y se les pague una miseria, con tanto sacrificio que salimos de nuestro país, con deudas y con una familia que espera que le contribuyamos económicamente; no es justo, pero con la justicia española no jugarán y pagarán por sus delitos».

Coincidencias entre Arnoldo Alemán y Mauricio Funes

Coincidencias entre Arnoldo Alemán y Mauricio Funes


Arnoldo Alemán y Mauricio Funes son protegidos por Daniel Ortega. Aunque los nicaragüenses y salvadoreños los señalen de corruptos, ellos lo niegan fervientemente y si no están en la cárcel, es por el blindaje que les da el dictador nicaragüense.

Arnoldo Alemán dejó un rastro con evidentes casos de corrupción que en otro país lo tendrían tras las rejas. Desde la Alcaldía de Managua venía demostrando sus “habilidades” para tomar lo ajeno, hasta llegar a la presidencia de Nicaragua, donde sintió que se sacó la lotería.

Su pasado somocista (fue becado por Somoza para que estudiara Derecho en León) su enconado antisandinismo, lo llevó a la candidatura presidencial ganándole a Daniel Ortega en las elecciones de 1996. Había dicho que terminaría con el sandinismo, que eliminaría el 19 de julio como feriado nacional, que metería en la cárcel a todos “los piñateros” y su primera muestra de lo prometido fue desaparecer la Plaza de la Revolución, a la que además le puso una fuente musical en el centro, después nada.

La fuente musical que Arnoldo Alemán construyó con dinero donado por Taiwán con la idea de desaparecer la Plaza de la Revolución.

Vale destacar que la fuente musical, lo mismo que la nueva casa presidencial, hoy bautizada por Daniel Ortega como “casa de los pueblos”, fueron obras financiadas por Taiwán, isla que en la búsqueda de reconocimiento como país ha dejado una estela de corrupción en el continente.

Como es sabido, nada de lo prometido en campaña electoral hizo, sino que más bien aprovechó que Daniel Ortega tenía encima el escándalo de Zoilamérica para convocarlo a pactar y mientras al uno lo dejaba libre de la acusación de su hijastra, él se libraba de todas los señalamientos que tenía en su contra por corrupción.

“El tarjetazo”, “la Chinampa”, “el helipuerto” y muchos casos de corrupción fueron engavetados valiéndose del sometimiento de la Controlaría General de la República a ambos caudillos, lo que hasta llevó a la cárcel al excontralor, Agustín Jarquín Anaya, considerado por Alemán su “archienemigo”.

SU MARÍA FERNANDA

Fue mientras ejercía la presidencia de la República, Arnoldo Alemán que apareció en escena una mujer bella y voluptuosa. Se trataba de María Fernanda Flores, hija de José Antonio Flores Lovo, a quien Alemán se ganó como suegro dándole el puesto de cónsul de nuestro país en Nueva York.

Arnoldo Alemán derrochó dinero del pueblo nicaragüense en el cortejo que le hizo a María Fernanda Flores. Fiesta de compromiso en un hotel lujoso de Miami, francachelas, boda, luna de miel en Italia y joyas, fueron gastos que no salieron de la bolsa del caudillo del PLC. Todo del erario público, a través de la tarjeta de crédito American Express del Banco Central de Nicaragua.

María Fernanda Flores y Arnoldo Alemán, un cortejo que le costó al pueblo nicaragüense.

La mencionada tarjeta fue puesta a la orden de Alemán por el entonces presidente del Banco Central, Noel Ramírez, misma que fue usada en los cinco años del gobierno de su “broder”.

FUNES Y SU DESNUDISTA

Mientras Arnoldo Alemán en el año 2011, gozaba de inmunidad otorgada por los tribunales nicaragüenses subordinados a Ortega que hasta lo declararon “valetudinario” (que no se puede mover, que tiene que estar en reposo absoluto, que cualquier actividad es perjudicial para su salud), en El Salvador su historia parecía repetirse en muchos detalles.

El presidente del país vecino era Mauricio Funes (2009-2014). Su primera dama era Vanda Pignato, pero otra bella y voluptuosa mujer apareció en escena. Esta vez era Ada Mitchelle Guzmán Sigüenza.

Funes conoció a Ada Mitchelle como desnudista en un exclusivo club bar y quedó prendado de ella, a tal punto que se la llevó a la Casa Presidencial, desde donde lo primero que hizo fue orientar que le extendieran un pasaporte diplomático, para que viajara por el mundo cobijada por la inmunidad diplomática que da ese documento.

Ada Mitchell Guzmán sedujo al entonces presidente salvadoreño, Mauricio Funes.

Pero no era en viajes de trabajo. Ada Mitchelle Guzmán Sigüenza ocupó el pasaporte diplomático número D005383 y recursos de los salvadoreños para ir a realizarse varias cirugías plásticas en una clínica ubicada en el costosísimo Beverly Hill de Estados Unidos, lo que después su amante presidente, Mauricio Funes justificó como “gastos públicos”.

Funes conoció a la desnudista por medio del empresario Adolfo “Fito” Salume, quien habría usado los servicios de la joven y después se la presentó a su amigo, el entonces presidente de El Salvador.

Esa relación, conocida por el círculo cercano a la presidencia, comenzó a mediados del mandato presidencial de Funes y se mantuvo en silencio, mientras Vanda Pignato se disputaba con la desnudista el título de “primera dama”. El divorcio Funes-Pignato se dio hasta que Funes dejó la presidencia.

LA GASTONA DE ADA MICHELLE

Ada Michelle habría gastado cerca de medio millón de dólares para artículos personales, habría recibido 10 mil dólares mensuales por ser gerente del Latin America Spa – que provenía de fondos públicos-, gastó más de 200 mil dólares en carros de lujo y utilizó casi 4 mil dólares en gastos hospitalarios.

El dato brindado por la FGR que ha generado mayor impacto en la población es el gasto de dos operaciones estéticas que ascienden a 60 mil dólares y realizadas en Beverly Hills. Pero esto podría incrementar, advirtió el fiscal.

El fiscal general de la República, Douglas Meléndez, aseguró que ella era considerada en Casa Presidencial “como la primera dama de la República”.

Ada Michelle ocupó 92 mil dólares de fondos públicos para gastos de supermercado. Gastó 15 mil dólares en implementos deportivos, los cuales fueron comprados por empleados presidenciales con las tarjetas de crédito habilitadas para Ada Mitchell, 17 mil dólares para aperturas a depósitos a plazos, 49 mil dólares para apertura de créditos bancarios. Además, Funes gastó hasta casi 5 millones de dólares en viajes de lujo a diversas partes del mundo en compañía de Ada Michelle y de otras personas. Funes habilitó también hasta 193 mil dólares para pagos de deudas y créditos bancarios para familiares de Ada Michelle.

La madre de Ada Michelle realizó compra de vehículos por 12 mil dólares, realizó viajes de placer por 8 mil dólares, depositó 42 mil dólares y pagó préstamos por 154 mil dólares.

«Michelle Guzmán se vuelve casi una obra pública por toda la inversión de fondos públicos que hizo en ella el expresidente», expresó el fiscal.

Luego de revelar estos datos, Meléndez ordenó la captura de Guzmán Sigüenza, sus padres y Mauricio Funes.

Además de ellos, las autoridades han girado orden de captura en contra de dos de los hijos de Funes, su exesposa Regina Cañas, alias Tía Bubu, una excompañera de vida y varios exfuncionarios, todos ellos por formar una sofisticada red que estuvo durante la administración Funes, de 2009 a 2014, y que había desviado un total de 351 millones de dólares, según sostiene la fiscalía, aunque Funes solo es acusado por lavar 10 millones de dólares.

El exmandatario habría también ocupado testaferros para poder obtener ilícitamente alquiler de locales, compra de inmuebles y carros, según se desprende de las investigaciones realizadas por la Fiscalía salvadoreña.

HIJOS CON PUESTOS PÚBLICOS EN NICARAGUA
Mientras Arnoldo Alemán le sacó a Daniel Ortega ubicar a su hija, María Dolores Alemán en la Contraloría General de la República, sin que hasta la fecha no se sepa de ningún caso que investigue, Mauricio Funes hizo algo parecido al colocar a su hijo, Diego Roberto Funez Cañas como asesor en la Cancillería de Nicaragua y además el propio expresidente salvadoreño aparece en la planilla del ministerio de Relaciones Exteriores.

Ahora y para enfrentar la anunciada petición del presidente salvadoreño Nayib Bukele para que sea extraditado y rinda cuentas por todos los señalamientos de corrupción, el gobierno Ortega-Murillo otorgó la nacionalidad nicaragüense a Mauricio Funes y todos sus acompañantes, los que hasta hace dos días eran asilados y hoy están cobijados por la Constitución nicaragüense que prohíbe que un nacional sea extraditado. 

Una nicaragüense lideraba banda de trasiego de personas

Una nicaragüense lideraba banda de trasiego de personas

 Una mujer identificada por la autoridades como Mamá África es la principal sospechosa del trasiego de 249 personas extranjeras por el territorio nacional, según informa el portal CRHoy.com.

La mujer de apellidos López Martínez es una de las 36 personas que fueron detenidas esta mañana en la Zona Norte y Zona Sur del país. Las víctimas son de países africanos, asiáticos y de Cuba.

Según el director de la Policía Profesional de Migración, Stephen Madden, la red ganaba entre $7 mil dólares y $20 mil dólares por cada caso.

Según el jerarca, la banda operaba con 2 métodos: una red con extracontinentales y otra por medio del aeropuerto Juan Santamaría donde lograron identificar a 4 personas de nacionalidad India.

VIVIÓ CON UN AFRICANO

La mujer “Mamá África” una de las líderes y según las autoridades tuvo una relación sentimental con una persona africana y a partir de ahí empezó comandar la organización.

Ella es una nicaragüense de 48 años que había solicitado refugio en el país, pero le fue denegado. Mamá África al parecer trabaja en alianza con 2 mujeres más que se encontraban en la Zona Sur. Según las autoridades, la banda no tenía Un perfil económico llamativo.
21 personas en la Zona Sur, 14 personas en la Zona Norte y 1 una en Alajuela

El Ministro de Seguridad Michael Soto explicó que se hicieron diversas coordinaciones con Panamá y allá se detuvo a 10 personas.

Entre los detenidos también se encuentra un funcionario del Ministerio de Salud que tenía una participación de la banda, según Madden.
Las autoridades de Migración detallaron que el destino de las personas era llegar a Estados Unidos y en Costa Rica eran ocultados en casas de seguridad.

La Fiscala General, Emilia Navas, calificó la investigación como “exitosa” y expresó que al grupo se le seguía la pista desde hace más de 12 meses.

 

«Que rindan cuentas»

«Que rindan cuentas»

Timoteo 6:10

“La raíz de todos los males, es el amor al dinero”.

Que hubo un escándalo en la reunión convocada por la Unidad Azul y Blanco en Costa Rica no es nada nuevo y mientras el orteguismo baila de alegría porque dice mirar división en las filas opositoras y en las filas azul y blanco hay confusión, analicemos —con la ayuda de una exiliada—  lo que hay detrás de lo ocurrido.

Un auditorio del hotel había sido alquilado por el organismo “Hagamos Democracia” para un evento al que fueron invitadas 120 personas, entre exiliados nicaragüenses, pero cuando se desarrollaba la actividad, irrumpieron dos grupos a provocar un alboroto.

Ambos grupos eran dirigidos respectivamente por Noemí Pavón y Lisseth Valdivia, dos nicaragüenses que manejan refugios de compatriotas exiliados en Costa Rica, cada una con un aproximado de 100 personas a quienes les dan alimentación y hospedaje, pero eso es mínimo comparado con los más de 40 mil exiliados que hay en el vecino país.

Al consultar a exiliados nicaragüenses en Costa Rica, expresaron que tras lo ocurrido ayer en San José lo que hay es el resultado de las divisiones internas que hay entre quienes reciben donaciones “en nombre de la lucha del pueblo nicaragüense” y se resisten a rendir cuentas claras, mirando a la Unidad Azul y Blanco como el organismo que busca controlarlos.  

En señalamientos similares se han visto otros personajes por parte de nicaragüenses que pasan penurias, mientras otros viven en apartamentos y hoteles dándose la gran vida a costa de ellos. 

TODO ESTABA NORMAL

“La reunión se desarrollaba de forma tranquila. Escuchamos el planteamiento de los que llegaron a Costa Rica y nosotros expresamos nuestras críticas y sugerencias, pero llegaron esos grupos a provocar un desorden que más bien hizo ver que los azul y blanco estamos divididos, expresa Martha, una exiliada que pide omitir su nombre para evitarse problemas.

Entre los que llegaron a la reunión en el hotel de San José, Costa Rica, estaban Medardo Mairena, Pedro Mena, Edwin Carcache, Félix Maradiaga, Violeta Granera, Juan Sebastián Chamorro, José Pallais, Mario Arana, como invitada estaba Mónica López Baltodano y entre los presentes estaba la periodista Lucía Pineda.

«EL PRINCIPAL OBJETIVO ES LA UNIDAD»

“Desde un comienzo, los de la Unidad Azul y Blanco nos dijeron que andaban buscando escuchar la opinión de las bases y tomar en cuenta nuestro sentir, lo que miramos bien, porque el principal objetivo es alcanzar la unidad”, señaló Martha.

“De pronto comenzaron a ingresar esta gente gritando que tenían que estar en el evento. Llegaron reclamando espacios. Eran como 80 y pude ver a Noemí Pavón y a Lisseth Valdivia, quienes manejan refugios y no les gusta rendir cuentas de las donaciones que reciben”, apuntó nuestra fuente.

Noemí Pavón es quien estuvo involucrada en el escándalo de los altares a la Purísima puestos en la Avenida Bolivar en el año 2014 y que por cada uno cobraba 40 mil dólares, por lo que fue acusada en los juzgados por dos socias que dijeron que se les fue arriba con 200 mil dólares por cinco altares”, recordó Martha.

Los altares que por unidad le costaron a los nicaragüenses, la suma de 40 mil dólares.

Mientras Noemí Pavón se ha declarado “la mama de los refugiados nicaragüenses en Costa Rica”, por el otro lado está Lisseth Valdivia conocida como “La Madrina”, ambas enfrentadas en las redes sociales, mientras la mayoría de exiliados pasan penurias.

Noemí Pavón, quien se ha declarado «la mamá de los refugiados nicaragüenses en Costa Rica».

LOS SEÑALAMIENTOS QUE EN SU MOMENTO HICIERA LA PERIODISTA TAMARA MONTES CONTRA NOEMÍ PAVÓN

«LA MADRINA» 

“La Madrina ha sido señalada de divisionista por el otro bando y tiene unos rollos todos turbios, con supuestas denuncias en el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) por trata de personas y lo último es que tres personas que estaban en su refugio, han sido asesinadas”, indicó la exiliada.

Así viven los nicaragüenses en uno de los refugios manejados por Lisseth Valdivia «la madrina». Foto tomada de un reportaje que hizo el New York Times.

Junto a Lisseth Valdivia, los exiliados miraron a Claudia Tenorio de quien dicen que es del PLC y siempre anda haciendo ruido a tal punto que en las redes sociales hizo graves señalamientos contra Noemí Pavón, quien tiene por costumbre amenazar con demandas en los juzgados por todo lo que dicen en su contra.

En estas imágenes tomadas de un video se mira a Claudia Tenorio diciéndole algo al oído a Lisseth Valdivia «la madrina».

Fue por ese enfrentamiento entre estas dos mujeres nicaragüenses que se dio el alboroto, indica Martha, señalando que en un momento dos jóvenes emplazaron directamente a Lisseth Valdivia diciéndole que hacía un mal manejo de las ayudas que recibía, desatando un pleito que casi inmediatamente repercutió en las redes como un fracaso de la reunión de los azul y blanco en Costa Rica.

“En cuestión de segundos, el pleito estaba viralizado en las redes. Fue un trabajo de sabotaje bien hecho, pero quedó en evidencia de los intereses que hay detrás”, indicó Martha, quien dice que eso se terminaría si se exigiera que un organismo centralice y rinda cuentas de las donaciones que se mandan para los exiliados nicaragüenses y que por el momento solo benefician a pequeños grupos.


 

Graduación de la UAM al estilo guapollón

Graduación de la UAM al estilo guapollón

¿Se acuerdan del escándalo del año 2017, cuando en la Universidad Americana (UAM) se instaló un kiosko del Guapollón «el pollo de mi barrio»? Eso no era para el nivel de los estudiantes que lo consideraron una ofensa para su estatus y pidieron a las autoridades de esa universidad que quitaran ese negocio porque se sentían ofendidos.

Hace dos años, Guapollón tuvo que quitar el rótulo del «pollo de mi barrio».

Las autoridades de la UAM en su momento mandaron a quitar el rótulo y el asunto se calmó, pero ahora al ver la graduación a la que se vieron obligados los estudiantes que pagan una de las universidades más caras del país, pues lo hicieron a nivel del «Guapollón», al recibir sus diplomas en chinelas, short y ropa informal, algo así como que estuvieran en un barrio. 

PAGARON 600 DÓLARES CADA UNO

Esta forma de recibir el cartón que corona sus carreras, fue en protesta por el comunicado de último momento que les hicieron llegar las autoridades de la UAM, quienes les dijeron que la graduación programada para realizarse en el Teatro Nacional Rubén Darío se cancelaba «por problemas técnicos» y para la cual, cada uno había pagado 600 dólares. 

Según informaciones que están en boca de estudiantes y profesores, no hay tales «problemas técnicos» en el teatro construido por gestión de la exprimera dama Hope Portocarrero de Somoza y considerado uno de los mejores de América Latina, sino que todo tiene su origen en que en la graduación se le iba a dedicar un minuto de silencio a la estudiante asesinada por un paramilitar, la brasileña Rayneia Gabrielle Da Costa Lima Rocha.

En chinelas, short y ropa informal, los estudiantes recibieron sus diplomas.

Esto —según esos comentarios— hubiera sido una ofensa para la nieta de los Ortega-Murillo, Ariana Ortega, hija de Rafael «Payo» Ortega Murillo, quien ha andado escabullendo las gasolineras de Petronic con otros nombres por las sanciones de Estados Unidos a todo lo que tenga que ver con PDVSA, así que hubo una orden a la dirección del Teatro Nacional Rubén Darío para que cancelaran esa actividad. 

Ariana Ortega, nieta de los Ortega-Murillo.

Debido a eso, los estudiantes, como forma de protesta, recibieron sus diplomas en un auditorio de esa universidad gritando consignas en contra del gobierno Ortega-Murillo y entre los gritos se escuchó «que se rinda tu abuela», en clara alusión de Ariana Ortega, quien en los ensayos se presentaba con una bandera del partido rojinegro. 

Los estudiantes y docentes comentaban que al prohibir el uso del Teatro Nacional Rubén Darío con la intención de impedir una protesta por el asesinato de la brasileña Rayneia Gabrielle, más bien encendieron una chispa entre los estudiantes que alzaron su voz y el asunto se hizo viral.

 

La vida de un caponero no es fácil

La vida de un caponero no es fácil


Mateo sabe que no tiene futuro como caponero. Dejó sus estudios cuando tenía 15 años de edad para ganarse “sus pesitos” y con los primeros centavos en sus manos, se creyó el dueño del mundo.

En su primer día al frente de una motito le quedaron 200 córdobas y con eso se compró los primeros frutos de su trabajo como caponero.
“Recuerdo que compré pan y pollo para llevarle a mi viejita, más el dinero sobrante”, reseña Mateo.

Este joven, quien ahora cuenta con 19 años de edad, considera que fue un error haber abandonado sus estudios, “pero el trabajo así me lo exigía y así lo exige”.

Dice que por un turno en la caponera, tiene que pagar 500 córdobas diarios al dueño del transporte, más 300 córdobas de combustible. “Lo que resta es mi ganancia diaria”, indica.

—¿Y cómo cuánto te viene quedando diario?, preguntamos

—Un día 200, otro 300, pero hay unos días que nos va mal, pero ayúdame a decir mal, porque ni para comer ajustamos.

Mateo ya no es el chavalo que antes se divertía con el dinero que ganaba. Con sus ingresos, gracias a su labor de caponero, en una determinada etapa de su vida creyó que era el momento de hacerse de una “jaña” y así un día enamoró a una muchacha que vendía verduras cerca de donde se estacionaba “y me la llevé”.

Al frente de las caponeras, hay juventud que dejó estudios.

Hoy es padre de dos chavalos a los que tiene que mantener, mientras su pareja, hace lo suyo palmeando y vendiendo tortillas. “Tenemos que salir adelante, porque somos cuatro en la familia que comemos, vestimos, calzamos y con todos los gastos que eso acarrea”, detalla.

SON MILES DE CHAVALOS EN CAPONERAS

A Mateo le pedimos que hiciera un cálculo de cuántos caponeros hay en Managua y se queda viendo para arriba y responde: “es difícil de responder, somos miles. Tome en cuenta que solo en la zona que me corresponde, somos más de 100”.

Los caponeros en la capital son regulados por el Instituto Regulador del Transporte del Municipio de Managua (IRTRAMMA), institución de la Alcaldía de Managua que les pone inspectores que regulan sus salidas y sus rutas, las que no deben ser en carretera abierta y lugares que le hagan competencia a los taxis.


 

Pin It on Pinterest